20 horas en Buenos Aires (parte I) EL PREFERIDO DE PALERMO

por Carlos de Piérola C.

Visitar bodegas y viñedos es parte importante de mi trabajo, para seguir aprendiendo y actualizándome. Esta vez recorrí por una semana las provincias de Mendoza y San Juan invitado por instituciones de fomento de Argentina. Recompensas que recibo por mi empecinamiento en dedicarme a estas actividades que me apasionan.

Mi concepto ideal de viaje es con mi esposa, con mis hijos, pero confieso que puedo viajar y comer solo disfrutando mucho. La distancia activa la introspección y fomenta un reencuentro con uno mismo. Además hay que crea una sensación de aventura y descubrimiento. De renovación. De comenzar un ciclo.

La travesía de una semana terminaba con una noche y algunas horas más en Buenos Ares donde aproveché primero para compartir la última parrilla en Puerto Madero con los colegas de viaje y después, ya por mi cuenta, para visitar dos restaurantes de siempre porteños. El clima primaveral me hacía ver aún más linda esta ciudad, aunque todavía no terminaban de florecer los famosos jacarandás que tapizan y embellecen las calles bonaerenses a partir de mediados de noviembre hasta diciembre.

Primero fui a la pizzería Guerrín (de la que les hablaré en siguiente post) y de allí me dirigí a Palermo en un taxi conducido por un chiclayano que llevaba casi 20 años en Argentina. El destino era El Preferido, un local clásico de este barrio, fundado en 1952, que fue comprado y relanzado hace unos años por Pablo Rivero y Guido Tassi (dueño y chef ejecutivo de Parrilla Don Julio). La noche anterior intenté reservar por internet pero no había espacio hasta el 16 de noviembre! Si bien es un punto de peregrinaje para gastrónomos que llegan de fuera, es, principalmente, un lugar frecuentado por los locales, incluyendo al famoso chef Francis Mallman que estuvo en un mesa detrás de mí. Pero no me amilané y llegué a las 12:30. Pregunté si había sitio para 1 persona. Después de unos minutos, me daban la buena noticia de que podía estar en la barra. Genial. Pero no tenía mucho tiempo, tenía que salir a las 3 de la tarde al aeropuerto.

El lugar tiene un ambiente de corte clásico, pero con espíritu moderno, platos para picar o compartir, algunos opciones de fondo y buena selección de aperitivos y vinos. Postres artesanales. Hay un claro énfasis en la calidad de la materia prima y la ejecución es impecable, sin firuletes.

La costumbre de picar o comer en una barra con un vaso de vermut es para mí sinónimo de felicidad. Tomé dos (con un chorrito de soda de sifón). El primero Giovannoni Rosso (creación del conocido barman Tato Giovannoni) es potente y vinoso y el segundo La Fuerza (proyecto que tiene como uno de los socios a Sebastián Zuccardi) frutal y goloso.

Te sirven como cortesía un pan tipo nuestro francés, hecho en casa, con la masa compacta y la corteza crocante y ligeramente quemada como los de antaño. También un hummus con Labneh (yogur griego) y rabanitos encurtidos. Este bar restaurante se nutre de su propio huerto.

Guido Tassi es un experimentado charcutero y se puede ver la cava de maduración de estos embutidos en un lado del restaurante. Son finamente cortados al instante en una Berkel manual vintage que es un espectáculo. No oculto mi fascinación por estas preparaciones por lo que no dudé en pedir una tabla de embutidos (entre los que había salame chacarero, calabresa, cantimpalo y spianatta) que acompañé con una burrata con la que hacía un buen contrapunto.

Veía pasar platos y quería todos: una humeante morcilla con huevo frito, una milanesa de bife de chorizo con papas fritas que tiene fama de ser la mejor de Buenos Aires. Vi también unas copas con helados que preparan allí mismo. Pero necesitaba más tiempo y un estómago de repuesto. Tenía que volver al hotel.

Sueño con regresar pronto, a compartir una mesa con la familia o amigos, a probar muchos platos, descubrir vinos y alargar la tarde hasta que lo único que necesitemos sea un buen café y una caminata sin destino definido en esta portentosa ciudad.

(pronto la parte II, en Pizzería Guerrín)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s