Rovegno

Fue hasta 2018, por más de 15 años, nuestra panaderia de barrio. Durante la semana comprábamos pan en Vivanda o Wong. Pero los sábados o domingos no fallábamos: rosetas con mantequilla Laive y jamon del país y cachitos de mantequilla. A veces baguette, pastel de acelga o empanadas. Ahora estamos un poco más lejos (ya no a 3 sino a 30 cuadras), pero cada tanto procuramos repetir el ritual.

Pastel de acelga.
Baguettes.

Una de las claves es conocer la hora de salida de los distintos panes para disfrutarlos en su mejor momento. Después ir corriendo a la casa y, con orgullo casi infantil, que todos comprueben que el pan ha llegado muy caliente dentro de la bolsa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s