El Suizo de La Herradura

En las dos últimas veces que fui a El Suizo de La Herradura tuve encuentros especiales. Hace unos años coincidí con mi prima Alina, escritora, a la que no veía hacía un cuarto de siglo. La anterior debió haber sido en el año 92 o 93. En la mesa más alejada, acompañado de una mujer, estaba nada menos que Julio Ramón Ribeyro (1929-1994). Tuve la tentación de acercarme para saludarlo y contarle que era su hincha, tanto, que una vez bauticé un negocio con el nombre de uno de sus cuentos. Pero preferí dejarlo tranquilo y mantener la leyenda intacta.

Ya creo que es momento de volver a El Suizo para encontrarme con alguien. O si no, de ir tarde en la tarde, cuando esté cayendo el sol y disfrutar de su decadente encanto comiendo el mítico panqueque acaramelado con manzanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s